Los tres jinetes- Jos

Para que puedas publicar y dar a conocer tus propios relatos fantásticos. Y leer y opinar sobre los de otros foreros, claro. POR FAVOR, ANTES DE PUBLICAR TU RELATO, LEE LAS NORMAS DE PUBLICACIÓN (DENTRO DE ESTE FORO, ARRIBA, EN SU HILO CORRESPONDIENTE)

Moderators: Kull, Mefistofeles, Fran

Post Reply
Flaviuscrasus
Guerrero/Brujo
Posts: 434
Joined: Sat Jan 10, 2009 6:17 pm

Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Flaviuscrasus » Fri Jan 30, 2009 11:52 pm

Otra historia corta, espero que la disfruten. :D

“LOS TRES JINETES”

Por

José Luís Castaño Restrepo


LLEGARON EN MEDIO DE LA NOCHE, a través de la violenta tormenta que azotaba la torre negra. Eran tres jinetes, terribles en su aspecto y diestros en el combate. Cabalgaban sobre caballos oscuros y poderosos que devoraban el camino a todo galope desafiando la fuerza de los elementos. De vez en cuando, un rayo furtivo arrancaba destellos fugaces de las armaduras labradas y las bridas de plata de los corceles, dándoles el aspecto de seres sobrenaturales venidos del más allá.
A lo lejos, en las almenas de la torre, un hombre encolerizado gritaba órdenes sin dar crédito a lo que estaba sucediendo. Jacques de Ville se estremeció al ver las sombras que avanzaban a toda velocidad bajo la lluvia. Recordó la leyenda de los tres jinetes y un escalofrío le atenazó las entrañas.
Por años, su innoble acero había llevado la muerte y la destrucción donde hubiese un buen postor decidido a pagar por sus servicios, convirtiendo su nombre en sinónimo de vileza e ignominia. Ahora, en lo alto del torreón, ante aquella visión infernal, Jacques de Ville recordaba las palabras de una anciana desdentada y moribunda, que pedía justicia por su hijo asesinado a traición por su espada.

“Recordad mis palabras, gran señor, por que hay fuerzas más allá de vuestra comprensión, dispuestas por los dioses para inclinar la balanza a favor de los oprimidos…, recordad mis palabras, porque cuando veáis a los tres jinetes, ni vuestras armas o estirpe podrán salvaros de la condenación”.

Un rayo iluminó la noche, y el mercenario dejó escapar un gritó de horror al ver los monstruosos caballos cruzando el puente a todo galope y embistiendo las hojas de roble que resguardaban la entrada.
El crujir de la madera se unió al gemido del viento y al cantar del acero contra el acero; muy pronto, la plaza de armas se convirtió en un pandemonium de horror y agonía, mientras los hombres que defendían la entrada caían como fruta madura ante el inexorable avance de los tres jinetes. Sus terribles espadas destellaban con furia al golpear sin piedad, abollando yelmos y cortando miembros en medio de una sangrienta refriega. Desde lo alto, Jacques de Ville contemplaba horrorizado cómo aquellos que conseguían huir de la furia del acero, caían aplastados bajo los cascos de las terribles bestias de los atacantes, las cuales no dejaban de relinchar en medio de una continua vaharada.
Abrumado por estos eventos sobrenaturales de escala demencial, el mercenario se dejó llevar por el pánico y enfiló hacia lo más alto del alcázar, enfrentándose a los rostros estupefactos y horrorizados de los hombres que se encontraba en su camino. Un joven de cabello rubio intentó detenerle, pero en medio de la locura, Jacques de Ville lo tomó de los hombros y le lanzó al vacío para continuar su carrera en busca de refugio.
Miró de soslayo hacia la plaza de armas y se quedó paralizado al ver cómo los tres jinetes desmontaban y ascendían hacia lo alto de la torre, matando a todo aquel que se interponía en su camino.
Se detuvo antes de alcanzar la cúspide y dejó escapar una carcajada demencial, mientras las gotas de lluvia tintineaban sobre su peto de plata. En ese momento, el mercenario supo que la muerte estaba respirando a sus espaldas y decidió vender cara su vida… El era Jacques de Ville, señor de la Torre Negra, el azote de la sabana; su fortuna la había labrado sobre la sangre de miles de inocentes y no se arrepentía de ello. Había matado, traicionado y esclavizado, pero estaba dispuesto a enfrentar con honor a estos engendros infernales que venían a reclamar tanto su vida como su alma.
Levantó la mirada hacia el cielo embravecido y, con una irónica carcajada, maldijo a todos los dioses conocidos. Aspiró el viento gélido que le quemaba los pulmones y empuñó la pesada hoja con la que enfrentaría su destino.
Los tres jinetes ascendieron los últimos escalones que los separaban de la cúspide, con las capas negras flameando a sus espaldas y los yelmos y corazas tintineando bajo la lluvia.
Jacques de Ville los esperaba, terrible y orgulloso, con la espada destellando entre sus manos. Soltó una carcajada y, por un momento, los seres sobrenaturales parecieron dudar ante la osadía de aquel mortal que les hacía frente.
Un potente rayo iluminó las almenas, y el señor de la Torre Negra pudo ver los rostros descarnados y los ojos sin vida detrás de aquellos yelmos ennegrecidos. No obstante, esta visión de ultratumba no hizo más que aumentar su determinación de caer con honor frente a estos demonios.
En medio de un terrible grito de batalla, Jacques de Ville arremetió con furia y valor, estrellando su espada contra las armaduras y las hojas de los jinetes. Como un lobo herido, clavó su hoja una y otra vez sobre la carne muerta, a pesar de ser consciente de que todo estaba perdido de antemano.
Por fin, después de dar todo de sí, el señor de la Torre Negra cayó atravesado por el acero vengador de los tres demonios. Antes de morir, Jacques de Ville pudo ver los rostros de sus víctimas reflejado en la mirada sin vida de sus verdugos, al tiempo que escuchaba el clamor de venganza de la anciana retumbando en sus oídos, como el eco de un tambor, mientras su alma impía era arrastrada a las profundidades del infierno.

*****
Según la leyenda…en las noches frías y tormentosas, se pueden ver las almas condenadas de los tres jinetes vagando en la oscuridad en busca de justicia para el débil y el oprimido…, según cuentan, ahora uno de ellos es un espíritu atormentado que busca expiar sus culpas y que en vida fue conocido como el Señor de la Torre Negra….
Image

User avatar
Kull
Señor de la guerra
Posts: 4385
Joined: Fri Aug 15, 2008 9:28 am

Re: Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Kull » Fri Feb 13, 2009 10:51 am

bueno el relato, muy épico, aunque le falta alguna sorpresita al final. pero me ha entretenido.

Un abrazo.
Image

Flaviuscrasus
Guerrero/Brujo
Posts: 434
Joined: Sat Jan 10, 2009 6:17 pm

Re: Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Flaviuscrasus » Fri Feb 13, 2009 7:20 pm

:mrgreen: Gracias Andrés, esa era la idea, entretener al lector. ;)
Image

User avatar
Kull
Señor de la guerra
Posts: 4385
Joined: Fri Aug 15, 2008 9:28 am

Re: Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Kull » Sun Feb 15, 2009 12:04 pm

Dentro de poco me pondré con el super relato en dos partes tuyo, y ya te contaré.

Un abrazo.
Image

Flaviuscrasus
Guerrero/Brujo
Posts: 434
Joined: Sat Jan 10, 2009 6:17 pm

Re: Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Flaviuscrasus » Mon Feb 16, 2009 12:47 am

:o Espero tu opinión con ansías. :D Después de todo tus relatos fueron los que me animaron a escribir FH. :vader:
Image

User avatar
Kull
Señor de la guerra
Posts: 4385
Joined: Fri Aug 15, 2008 9:28 am

Re: Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Kull » Mon Feb 16, 2009 12:07 pm

Muchas gracias :D

La Espada y Brujería es un género muy bonito tanto para leerlo como para escribirlo, al menos yo me lo paso fenomenal escribiendo una buena escena de batalla, y animo a cualquiera a que lo haga. Si a veces cuesta escribir otro tipo de escenas, los combates "salen" solos. Yo no entiendo a la gente a la que no le gustan los relatos y películas épicas.

Un abrazo.
Image

Flaviuscrasus
Guerrero/Brujo
Posts: 434
Joined: Sat Jan 10, 2009 6:17 pm

Re: Los tres jinetes- José Luis Castaño Restrepo

Post by Flaviuscrasus » Mon Feb 16, 2009 8:41 pm

Yo tampoco los entiendo. No hay nada más emocionante que contemplar una buena batalla. Te hace hervir la sangre en las venas. Imagino que es algo heredado del nuestro antepasados. :vader:
Image

Post Reply