Ragnarök_01

Historia Épica: Lepanto 1571

Escrito por Editor
viernes, 05-09-2008 12:02:24

“La guerra es padre de todos y rey de todos, a unos los hizo dioses y a otros hombres; a unos los hace esclavos, a otros libres.”
Heráclito

Por Martín González Martínez

Espada y Brujeria - Ragnarök - Historia Épica: Lepanto 1571Quince siglos después de que las cuadrirremes de Pompeyo limpiaran el Mare Nostrum de piratas, su cuenca azul, antigua y traicionera, no era ya el centro del mundo (1) . Ahora la prosperidad bullía también, cada vez más vivamente, lejos, hacia el norte y el oeste: en Flandes, Inglaterra, Francia, Alemania…

A pesar de esta realidad, el esplendor de los reinos e imperios meridionales era incomparable. La gigantesca Nápoles, con sus más de cuarto de millón de almas, sus astilleros, sus bancos, sus comercios e industrias de seda, no hallaba rival en Europa, ni tan siquiera en la lejana París. Palermo era un gran emporio comercial y textil, con igualmente enormes y activos astilleros. Sevilla, sobre el bajo Guadalquivir, era financiera y comercialmente la ciudad más próspera de Occidente, habiendo duplicado su población desde principios del siglo hasta casi alcanzar los ciento cincuenta mil habitantes. Desde puertos del Levante español como Valencia, Cartagena, Palma de Mallorca y sobre todo Barcelona —dotada con unos astilleros que sin ser los más grandes, eran con pocas dudas los mejores del Mediterráneo— se botaban unas galeras de combate esbeltísimas y fuertemente artilladas, las más largas y de menor puntal de entre cuantas surcaban los mares.

Venecia superaba el centenar de miles de ciudadanos y Génova los rozaba. Ambas metrópolis, no obstante haber dejado atrás los años más gloriosos de su prosperidad, ofrecían aún en aquel tiempo un espectáculo de magnificencia y de lujo que, especialmente en el caso de la segunda —cuyas monstruosas galeazas, como veremos después, osaban disputar el dominio naval al mismísimo poder turco— alcanzaba cotas insultantes.
(más…)

La Sed del Dios de la Lluvia

Escrito por Editor
viernes, 05-09-2008 12:01:05

…incluso en medio de aquel pandemónium podía distinguirse otro sonido: un rugido, más profundo que el del trueno y más deliberado, un rugido que denotaba una inteligencia maliciosa y una ira alimentada durante siglos…

Por Sergio Mars

Espada y Brujeria - Ragnarök - La Sed del Dios de la LluviaAl norte de Tajín, México, año de gracia de 1519:

El sol caía a plomo sobre las acorazadas espaldas de una pequeña compañía de arcabuceros que se abría paso entre lujuriosos árboles y gigantescos helechos. El barro les llegaba hasta más arriba de los tobillos y producía un quedo sonido de succión con cada paso que daban. Nubes de mosquitos zumbaban a su alrededor y aprovechaban cada resquicio de las armaduras para ayudar en su labor a las sanguijuelas que colgaban de sus muslos. Habían desertado de la fuerza conquistadora de Cortés dos días antes. Mientras el resto de sus compañeros se dirigían a conquistar un imperio, ellos habían permanecido ocultos en los alrededores de Tajín.

Los soldados embarcados hacia las Indias eran gente ignorante, reclutados entre la escoria de la sociedad; ladrones, vividores, desheredados, personas que no tenían ninguna oportunidad en su país, de ésas a las que nadie echa de menos en caso de que no vuelvan. Hace falta cierto grado de desesperación para embarcarse hacia lo desconocido pero también es cierto que se precisa coraje para ello. En definitiva, eran cinco soldados duros y codiciosos que, aun careciendo de formación académica de cualquier tipo, poseían esa astucia que se adquiere en la calle por el mero hecho de sobrevivir, características todas ellas sólo superadas por una confianza ciega en sus posibilidades, capaz de sobreponerse a cualquier obstáculo o adversidad.
(más…)

www.000webhost.com